Etiquetas

, , , ,

Days of Future Past es para algunos la mejor película de los X-Men hasta ahora. En una línea temporal algo confusa, salta entre 1973 –diez años después de First Class-, y 2023, años después de X-Men 3. En una gran lección de amistad descubrimos que la batalla entre los dos bandos de mutantes, léase Magneto vs. Profesor X, le ha costado una gran amenaza al mundo, los Centinelas. Ahora que nuestros héroes vuelven a ser amigos después de haberse peleado cincuenta años antes, deben arreglar sus desastres.

tumblr_n66wu5mneb1qmzsn0o2_r1_500

Poster fanmade por CyberWolf @ Tumblr

Pero ¿cómo lo harían? Aquí entra en juego Kitty Pryde, a.k.a. Shadowcat, si recuerdan a la chica que atraviesa las paredes. Bien, también puede enviar la mente de una persona a un estadio anterior de su cuerpo. ¿En dónde en las películas se explica eso? Es quizá una sorpresa enterarnos de las capacidades de Kitty, pero es un detalle que puede obviarse ya que sin ella nada tendría sentido. Así que bien, ¿quién será el encargado de viajar al pasado? Un fan favorite, por supuesto, Wolverine. Este personaje súper explotado, con la obvia desventaja de su inmortalidad, ya fue lastimado, quebrado, ahogado, acribillado a balazos, y mucho más. Como el Sean Bean de los X-Men, pero lamentablemente para él, jamás muere. De todos modos no podemos dejar de señalar que Hugh Jackman hace un trabajo estupendo.

Volviendo a la seriedad, encontramos las versiones jóvenes de Magneto y el Profesor X. El primero encerrado en el Pentágono por asesinar a Kennedy –aunque después descubrimos que no fue él–, y el segundo sin poderes y hasta el cuello de alcoholismo. Michael Fassbender como Magneto ha demostrado una superioridad interpretativa a su par del lado de los buenos, James McAvoy. Magneto es un personaje más complejo, cuyos motivos se delinean a un pasado enmarañado y plagado de sufrimiento, y Fassbender ha sabido cómo aprovecharlo. En más de una oportunidad, nos conmueve; y es algo que lamentablemente McAvoy no puede lograr. Con esto no quiero decir que nos encontremos ante un buen actor y un mal actor, sino que Fassy logra imprimirle una mayor profundidad a su personaje. Pero un detalle para recordar, el encuentro entre el Profesor X del presente y del pasado –McAvoy con Patrick Stewart- ha sido francamente delicioso.

No podemos dejar de hablar de Quicksilver. Pietro Maximoff llega a salvar el día cuando Magneto y el Profesor X están en su peor momento. Para algunos la mejor escena de la película, la que la convierte en una obra maestra de la cinematografía en cuanto a los comics llevados a la gran pantalla. Quicksilver entra y sale del Pentágono, y se deshace de unos cuentos policías en las cocinas en un ballet de cámara lenta. Sin embargo, quiero aprovechar para señalar algo que me tiene inquieta. Cuando llegamos a la casa de Quicksilver, puede leerse Maximoff, que es el nombre de soltera de Magda, su madre. Al casarse ella obtuvo el apellido Eisenhardt de Max Eisenhardt, que es el seudónimo de –spoiler alert– ¡Erik Lehnsherr! Logan conoce a Quicksilver algo mayor, ¡porque es el hijo de Magneto! Pero, y esto es lo que me inquieta de verdad, y es una escena donde Quicksilver aparece con su hermanita. Teoricemos, hay dos opciones. O bien, es Scarlet Witch (Wanda Maximoff), su hermana de padre y madre; o bien es Polaris (Dorna Lane), hija de Magneto con otra mujer. Yo creo que es Polaris, pero retomaremos este tema más adelante.

_1393251562

 

Pasando a personajes con más protagonismo, no olvidemos a Mystique. Aparece ahora como el monstruo de Frankestein, tanto que Magneto le habló de la superioridad de los mutantes; anda sola asesinando a cualquiera que sea una amenaza para los mutantes. Y ese odio hacia los humanos tiene nombre y apellido, el Dr. Bolivar Trask. Un irreconocible Peter Dinklage hace un gran trabajo, pero es aquí que el personaje de Jennifer Lawrence arruina todo. Al asesinar a Trask, abrirá la puerta a la creación de los Centinelas que cincuenta años después o algo así les arruinarán la vida a todos los mutantes. Una gran ironía, y por cierto, sería muy bueno haber visto más de los Centinelas. Una creación tan perfecta del CGI y por excelencia el “gran villano” de la película, una pena que no veamos más de ellos. Tal vez en la versión extendida, si tenemos suerte. La ganadora del Oscar está a la altura, imprimiéndole un nuevo sello a la Mystique más adulta que conocíamos de la primera trilogía. Ahora entendemos sus motivos, ya no es un secundario, sino un personaje complejo y profundo al que vale la pena prestarle atención.

Como es costumbre en Marvel, nos regalan una escena después de los créditos. Probablemente si no leyeron el comic, no entendieron nada; así que vengo a explicar este viejo enigma. Vemos un encapuchado construyendo pirámides con poderes telekinéticos bajo el grito de adoración de En Sabah Nur, y con cuatro jinetes de fondo si prestamos mucha atención. Este es un gran villano de Marvel, Apocalypse; que está confirmado para aparecer en X-Men: Apocalypse, también dirigida por Bryan Singer y que tiene fecha de estreno en mayo de 2016. Un poco de background como para entender esta escena, spoiler alert. El personaje de Apocalypse nació en el 5000 a.C. en Akkaba, Egipto, y es considerado por muchos es primer mutante. Irónicamente, En Sabah Nur se convierte en Apocalypsis luego de un viaje en el tiempo, que esta vez no tuvo nada que ver con los X-Men principales. Nathaniel Richards, a.k.a. Kang el Conquistador había viajado desde el año 6300 y algo al antiguo Egipto para reclutar a En Sabah Nur. Pero le salió un poco mal, sobrevivió y juró vengarse de Kang por haber matado a su padre adoptivo.

apocalypse-and-four-horsemen

En ese momento comenzó a usar el nombre de Apocalypse y fundó entre sus seguidores el Clan Akkaba, que son aquellos que vemos adorándolo en la escena. Igual que Wolverine, Apocalypse no envejece, así que veremos pasados los milenios. El villano descubrió tecnología de avanzada de alienígenas llamados los Celestiales, que utiliza para mejorarse a sí mismo, ya que puede modificar su estructura molecular. Digamos que puede hacer con la materia, con sus poderes, o con los poderes de otro, casi lo que quiera. Después de un largo letargo, Apocalypse es despertado por accidente por Cable, hijo de Cyclops –que había viajado al pasado justamente para impedir que despierte– y decide comenzar a reclutar otros mutantes. A esos efectos recluta a los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, que vemos en la escena, ya que puede modificar o conceder poderes a otros con su habilidad para modificar la estructura molecular de la vida. Es bastante trágico, ya que algunos de los Cuatro Jinetes son mutantes que ya conocemos, corrompidos hasta la médula. No, no voy a decirles quienes, suficientes spoilers por ahora.

Retomando la aparición de la hermanita de Quicksilver, pienso que es Polaris justamente por esta escena. Polaris tiene importancia en la historia de Apocalypse ya que se encuentra entre los doce elegidos para viajar a Egipto a luchar contra el villano. Ella tiene poderes similares a los de su padre, Magneto, y durante la batalla él descubre que puede utilizarla para alterar el campo magnético de la Tierra. Sería una escena que amaría ver, podemos pedirle a Bryan Singer que la filme, sería épico. En un momento, Polaris cambia sus habilidades debido a las maquinaciones de Apocalypse, otro punto a favor de que la niña sea Polaris. Por otro lado, en un punto Apocalypse ha aparecido también contra los Avengers, ¿será posible un crossover? ¿No será mucho?

En fin, después de una enorme lista de spoilers, podemos asegurar que vimos un poco de la próxima película de X-Men. Al final, estoy de acuerdo en que es la mejor hasta ahora, pero no podré asegurarlo hasta no ver la última. La franquicia se pone cada vez mejor, más compleja, con personajes más profundos. Por suerte, Quicksilver está confirmado para aparecer en X-Men: Apocalypse. Evan Peters repite el papel y espero ver más como la escena de los policías en las cocinas. Gambito también aparecerá, por alguna razón interpretado por Channing Tatum; y por último está confirmado Nightcrawler, interpretado por Alan Cumming que repite el papel que llevó a la pantalla en X-Men 2. Sólo una duda, considerando que Azazel murió en algún punto en los diez años entre First Class y Days of Future Past, nos queda pensar que en las películas el padre de Nightcrawler será otro. Salvo –plot twist–, que Mystique haya estado embarazada durante esta película. ¿Será posible?

Quizá es otro de los pequeños detalles sobre la próxima entrega que el director nos ha dado. Las últimas películas han logrado constituir una historia con continuidad lógica, logrando crear intriga sobre qué pasará más adelante. Al menos por mi parte, no puedo esperar a la próxima entrega de la franquicia.