Etiquetas

, ,

Discovery Channel cosechó un gran éxito con una apuesta arriesgada, su primera miniserie de ficción. Klondike se basa en el libro Gold Diggers: Striking It Rich in the Klondike, de Charlotte Gray; y tiene como protagonistas a Richard Madden y Augustus Prew, además de un genial villano de Tim Roth y la ambigua mujer de negocios interpretada por Abbie Cornish. Cuenta la historia de dos amigos de la infancia que a finales del siglo XIX deciden partir hacia Alaska, arrastrados por una nueva fiebre del oro en los territorios cercanos a Dawson City, en la frontera entre Estados Unidos y Canadá.

Klondike

No es la primera vez que un canal de ciencia apuesta a una ficción, como ya lo hizo National Geographic con Vikings. Sin embargo, esta vez cuenta con actores de más calibre que su predecesora y competidora. Se planteó como una miniserie, en tres partes de dos horas. Se filmó bajo la dirección de Simon Cellan Jones, que ya había trabajado en Generation Kill y Treme. El guionista es Paul Scheuring, quien ya trabajó en Prision Break. Este escritor también actúa como productor ejecutivo, junto con otros, entre los que se destaca Ridley Scott. Klondike resultó además el complemento perfecto a dos reality shows de Discovery, Gold Rush, y Jungle Gold.

Esta miniserie sigue la historia de Bill y Epstein, quienes siguen la fiebre del oro en un territorio sin nombre cerca del Yukón en Canadá. La ciudad de frontera, Dawson City, es el París del norte pero en nada se parece a la ciudad europea. Es una historia de hombre versus naturaleza, versus otros hombres bajo la filosofía de que quien llega primero se convierte en dueño. Todo cambia cuando Bill, un Richard Madden que llega desde Invernalia muy encariñado con la nieve; ve desde cerca una muerte violenta y el poco respeto de la vida humana frente al oro. Se convierte en un socio forzado de Belinda Mulrooney, una empresaria de dudosa moral, pero que por cierto le atrae.

Pero estos dos no son los únicos protagonistas, mientras seguimos también la vida de un clérigo que intenta llevar la religión a un pueblo sin dios, el Padre Judge, interpretado por Sam Shepard. Él es acosado por el Conde, interpretado por Tim Roth, de Lie to Me; quien a la vez es amenazado por la empresaria –dueña de prácticamente todo Dawson City-, Belinda Mulrooney. Ella, de paso, también está atrás de la propiedad del Padre Judge; mientras todo se vuelve un juego de intrigas en un lugar carente de ley. No olvidemos, además, a Sabine, una muchacha atrapada en la prostitución, uno de los negocios más lucrativos del lugar.

Con un guión fuerte, buenas actuaciones, y un diseño de producción enorme que incluye escenarios de lo más dispares, es una inversión sólida para una miniserie. El primer capítulo, en enero de este año, abrió la emisión con 3,4 millones de espectadores. Aunque se dice que no habrá una secuela de este proyecto, se abre la puerta al anuncio de otra miniserie por parte de Discovery Channel, como ya se está rumoreando. Se escucharon algunos proyectos, uno de ellos sobre Escocia en el siglo XIII; y otra titulada a priori North and South, basada en la trilogía de novelas del mismo nombre de John Jakes, sobre la Guerra Civil Americana.

Con el éxito que cosechó esta serie, al igual que la antecesora de National Geographic, abre la puerta a nuevos caminos para las productoras de ciencia y documentales. Hace tiempo no se hubieran animado con un reality show, pero ahora todos los canales de ciencia tienen sus propios realities. Con estos primeros proyectos podemos esperar nuevas series de ficción pero basadas en verdadera historia, con exactitud en los hechos que cuente. Es un nicho poco explorado pero que promete traernos nuevos y esperanzadamente buenos productos.