Etiquetas

, ,

Mientras esperamos que se entreguen los Oscar para cerrar la temporada de premios, nos encontramos con la gala del cine británico. La gran ganadora fue Gravity, de Alfonso Cuarón, lo que la pone un peldaño más arriba entre las favoritas a la ceremonia del 2 de marzo. 12 Years a Slave, y American Hustle completan el podio en estos premios.

collage

La película de Steve McQueen logró quedarse con sólo dos premios de las diez nominaciones que tenía, pero no se andan con chiquitadas: Mejor Película y Mejor Actor por el papel de Chiwetel Ejiofor, el hombre libre que es vendido como esclavo. Por otro lado, Gravity ganó como Mejor Película Británica, pero además como mejor sonido, mejor música original, mejor fotografía, mejor sonido, mejor efectos especiales y mejor director. Es la primera vez que Cuarón se lleva un BAFTA. O varios, a falta de uno.

American Hustle, de David Russell, quedó atrás en el podio con sólo tres premios: Mejor Guión Original, Mejor Maquillaje y -como no podía ser de otra manera-, mejor actriz de reparto para Jennifer Lawrence, a pesar de que sus compañeros Amy Adams y Christian Bale también estaban nominados en sus correspondientes categorías. The Great Gatsby vuelve a aparecer después de un tiempo, con el premio al Mejor Vestuario. Cate Blanchett repite el SAG Award que ganó por Blue Jasmine como Mejor Actriz. Es para destacar que se haya sabido separar el talento actoral y las condiciones de la película del escándalo que recientemente empapó a su director, Woody Allen. Ella dedicó el premio a Phillipo Seymour Hoffman. 

Helen Mirren recibió el premio honorífico, de manos del príncipe William de Inglaterra, quien destacó su labor. También fue una sorpresa la presencia de Barkhad Abdi como mejor actor de reparto, el pirata somalí enemigo de Tom Hanks en Captain Phillips. Sorprendió, porque para una revelación como él, la nominación ya es un premio; y aunque lo habían nominado varias veces, es su primera distinción. Además, ganó en un terreno donde el mismo Tom Hanks perdió, frente al protagonista de 12 Years a Slave.

¿Más sorpresas? Las nominaciones de Behind the Candelabra, la ausencia notoria y dolorosa de nominaciones para Dallas Buyers Club, el repentino éxito de Rush que tuvo cuatro nominaciones aunque ningún premio; y el fracaso de The Hobbit: The Desolation of Smaug, que estaba nominada para Mejores Efectos Especiales, y Mejor Maquillaje; sin llevarse ninguno de los dos premios a casa. Los atuendos de la noche en la Royal Opera House de Londres también dieron que hablar, como Brad Pitt y Angelina Jolie luciendo unos trajes en composé como gemelos sexies; o la desafortunada elección de peinado de Lily Allen que nos recordó a un pavo real o algo por el estilo. Cate Blanchet, Amy Adams y Uma Thurman han estado impecables de negro; mientras Lupita Nyong’o sorprendió con un vestido verde brillante pero precioso.

Si bien, esto fue sólo un adelanto y no asegura réplica en los Oscar -como todos los premios de la temporada-, muchos creen que los galardones con los que se hizo 12 Years a Slave la vuelven a poner en carrera, ya que luego de conocerse las nominaciones a los premios de la Academia había quedado tercera en el orden de preferidos, detrás Gravity y American Hustle, que parece haber bajado un par de escalones. Con sorpresas gratas y algunas otras no tanto, los británicos siempre nos brindan unas ceremonias memorables.