Etiquetas

,

Un muy desmejorado Matthew McConaughey interpreta a Ron Woodroof en lo que posiblemente sea la mejor performance de su carrera. Habiendo perdido 22 kilos para el papel del empleado de rodeos homofóbico que vive sin pensar dos veces qué se mete en el cuerpo, su vida da un giro cuando descubre que es VIH positivo. Es una actuación conmovedora, que junto al envidiable trabajo de Jared Leto como el transexual Rayon; hacen de esta una película inolvidable.

MV5BMTk4MDAzMzczOF5BMl5BanBnXkFtZTgwODEzOTIxMDE@._V1__SX640_SY720_

Este drama está basado en una historia real, la vida de Ron Woodroof basado en un extenso reportaje que el periodista Bill Minutaglio le hizo para el The Dallas Morning News. Cuando a Woodroof le diagnostican sida en 1985 y le dan treinta días de vida, se ve aislado de su círculo social, pierde su trabajo y luego de una breve negación entra en un estadío de pánico. El homofóbico personaje debe sufrir que únicamente por su condición de salud se lo acuse de homosexual, de pronto se ve en el lugar de quién siempre había criticado. Desesperado, compra a un enfermero la droga AZT, un medicamento aprobado que estará en fase experimental al menos por un año. Pero sólo tiene treinta días y decide probar suerte.

La AZT lo lleva al borde de la muerte, aferrándose a la vida sin demasiada esperanza viaja a México donde existen otros medicamentos, pero que no están legalmente aprobados en Estados Unidos. Sin embargo, no detiene los desenfrenos de su vida, y como se ha quedado sin trabajo cuando comienza a mejorar encuentra en esto un negocio: contrabandear esas drogas dentro de su país. Woodroof conoce a Rayon, un transexual que también padece sida; y a pesar de su homofobia acepta trabajar con ella para conseguir nuevos clientes. En su investigación comienza a vivir de una forma más sana y ordenada; y comprende que el VIH no se irá sino que sólo puede paliar los síntomas.

Rayon y Woodroof fundan entonces el Dallas Buyers Club, desde donde contrabandean diferentes drogas experimentales de todo el mundo, y se las provee gratuitamente a los miembros que paguen cuota mensual. Con la FDA (Federal Drug Administration) acosándolo y pisándole los talones, acaba convenciendo a su doctora, Eve Saks, interpretada por Jennifer Garner; de que la AZT no es verdaderamente beneficiosa. Comienzan a sospechar que la organización gubernamental deliberadamente oculta algunos estudios con la intención de promover la AZT, en un trato con las compañías farmacéuticas. Woodroof llega a tenerle cariño a Rayon, liberándose de una enorme cantidad de prejuicios. Sin embargo, mientras Woodroof comienza a limpiarse, vemos que Rayon cae en un estado depresivo por su enfermedad y se hunde más y más en las drogas.

Una historia que muestra una realidad cruda, los inicios del sida, la frialdad de las empresas en cuanto a priorizar sus propios beneficios y lo desamparado de estos pacientes a quien nadie parece acoger. El Dallas Buyers Club tuvo un gran éxito a pesar de tratarse de contrabando, porque funcionaba para la mayoría de los pacientes. Aunque fuera una organización ilegal, plantea el asunto de qué ocurre cuando la ley no está para proteger al ciudadano, cuál es la línea entre lo que está bien o mal, y el papel que juega la moral en todo esto. ¿Está bien quebrar la ley si es para salvar una vida?

De todos modos, lo mejor de este drama son las actuaciones de los dos protagonistas. Matthew McCounaghey ha demostrado que no sólo es una cara bonita para las comedias románticas –de hecho aquí no aparece nada guapo-, sino que además es un excelente actor. Por ello está nominado para el Golden Globe en la categoría de Mejor Actor y parece perfilarse muy bien ante los Oscars. En una interpretación que conmueve, de un hombre que lucha por alargar su vida, que además deja los prejuicios de lado, y no cae en la típica historia de amor. Aunque Woodroof y la Dra. Saks hayan tenido una cierta química, ha sido acertado que no pasara de esto; quitándose un buen estereotipo de encima.

Por otro lado, el transexual de Jared Leto ha resultado impecable. Retrata la transición desde una chica alegre y siempre impecablemente maquillada, hasta una drogadicta sin esperanza alguna. La cúspide de su personaje es cuando se enfrenta a ponerse un traje de hombre, probablemente por primera vez en la vida; para enfrentar a un padre que se avergüenza de ella con la intención de rogar por ayuda. Después de eso, cuando empieza a comprender que las drogas han empeorado su condición y no le queda demasiado tiempo de vida, se quiebra. Es una interpretación desgarradora pero memorable, no es de extrañar que haya ganado el premio Revelación en los Hollywood Film Awards.

Hasta ahora, es mi favorita para el Oscar; aunque aun me faltan por ver. Estoy segura de que Matthew McCounaghey lo hizo mejor que Chiwetel Ejiofor en 12 Years a Slave y Tom Hanks en Captain Phillips. Me ha sorprendido con una actuación tan pulida y conmovedora, probando la versatilidad que posee, sabiendo que no sólo de galán canchero puede vivir. Una película para aplaudir de pie.