Etiquetas

Al principio evalué seriamente hacer una lista con las mejores películas del año, pero ha sido un año un poco “meh” en cuanto a películas se refiere. Fuera de unas pocas excepciones, ninguna me ha dejado con la boca abierta. Por un lado, algunas de las que tenían más esperanza como Captain Phillips acabaron decepcionándome. Por otro, es el año de las remakes y las fórmulas parecen más repetidas que de costumbre. En vez de eso, decidí hacer un ranking con lo mejor del año, pero más allá de las películas. Personajes, situaciones o capítulos que me impactaron hasta lo más hondo. Así sí se puede hacer un ranking decente. Veamos, y luego me cuentan cómo lo harían ustedes.

lo más impactante del año

Smaug. Creo que ha sido el mejor dragón llevado al cine. Es tan astuto como bello, y la voz de Benedict Cumberbatch no tiene desperdicio. Puede que haya sido su mejor actuación. Fue sencillamente perfecto. De hecho creo que en el trailer mostraron nada, justamente para que nos asombremos hasta quedar temblando de sorpresa. La conversación entre Smaug y Bilbo junto al tesoro de Erebor puede que sea la mejor escena que Peter Jackson jamás dirigió.

La Boda Roja. No es que sea algo bueno, no vamos a reírnos de esta masacre. Pero sí ha sido algo de lo más impactante. Se estrenó en junio y aun así seguimos maldiciendo a los Frey y a los Bolton. Bien hecho Tywin, te admiro. Y aunque de todos modos sabía que iba a pasar, un poco diferente porque Talisa no era Jayne exactamente pero fue aun peor. La tierna historia de amor con un final más que trágico, que nos dejó a todos llorando por una semana. Aun para muchos al escuchar The Rains of Castamere se le llenan los ojos de lágrimas.

Final de Breaking Bad y Dexter. Vale analizarlas juntas porque ambas tenían una muerte anunciada, después de cinco y siete temporadas; y en ambos casos nos preguntábamos si los protagonistas iban a morir. Breaking Bad se había puesto más oscuro, una de esas cosas que no puede terminar bien. Dexter se estaba ganando la redención, y como quisiéramos que terminara bien. Walter White quebrado, sin familia, y sin volver a respirar. Dexter obligado a asesinar a su hermana y vivir con la culpa. Trágicos finales pero diferentes. Igualmente estremecedores, para aplaudir de pie.

El azucarillo de Finnick Odair. Catching Fire es sin duda una de las mejores películas del año, una de las pocas que superó mis expectativas en vez de echarlas por tierra. Estoy muy feliz por haber visto la inclusión del joven del distrito 4. Su famosa frase probablemente pase a la historia como la que más suspiros arrancó. Pero más allá de eso, es un personaje profundo. Me gusta verlo enamorado de Annie, pero que eso no lo convierta en un principito romanticón y soso. Me gusta que eso lo haga aun más fiero, y que no opaque el afecto por otros personajes. Aunque todos en la segunda parte han crecido en profundidad, me encanta la trama de Finnick y cuando se cierre en Mockingjay –de una forma para mi gusto innecesaria-, va a ser aun más impactante.

Thranduil combatiendo dragones. Por más que ya hablamos de Desolation of Smaug, no sólo en el estupendo dragón se queda lo mejor del año. Luego de las críticas, si somos capaces de separar la adaptación del libro y verlo como el fan fiction de Peter Jackson, mucho mejor. En este contexto, el secreto de Thranduil estaba bien guardadito, porque no se filtró ni de casualidad en una loca teoría en Tumblr. Por eso verlo de pronto sintiendo el fuego en carne propia, herido por los dragones de los efectos especiales cuando sabíamos que discutía con Thranduil, me ha dejado con la boca abierta. La reacción generalizada fue algo así como “¡Por favor, alguien explíqueme eso!”. Amo a Thranduil y me pone feliz que su personaje tenga más trama para develarse. Pero creo que nadie se esperaba eso. Increíble.

Tauriel y Tinkerbell. Si vamos a seguir con la Tierra Media, hay un personaje original que nadie quiere, y es Tauriel. El revuelo que causó en las redes sociales fue aun más grande que saber que Ben Affleck iba a ser Batman. Además, Tauriel tuvo más tiempo en pantalla de lo que hubiéramos querido, pero el tema más polémico vino fuera de la pantalla. En uno de los eventos de El Hobbit que se organizaron alrededor del mundo, se armó una rueda de prensa donde el público podía hacerles preguntas a los actores. Allí una chica tuvo la brillante idea de preguntarle a Evangelline Lily cuál había sido su inspiración. Y ella en un golpe de suerte dijo sencillamente, “Tinkerbell”, en un comentario que nos hubiéramos esperado de Paris Hilton. Todo el público presente, y nosotros en nuestras casas, al borde de que se nos caiga la mandíbula por la sorpresa. Muy impactante, poco feliz, se ganó el odio eterno de los fans.

El anuncio de Halt and Catch Fire. Después del final de Breaking Bad, el canal AMC perdió uno de sus principales caballitos de batalla y el más fuerte. Le queda The Walking Dead pero si son fieles al comic es probable que Daryl muera; y al ser uno de los personajes más populares puede que se lleve público con él. Entonces a partir de 2014 se anunció Halt and Catch Fire, con la vuelta a la televisión de Lee Pace, y para añadir más felicidad a mi vida, dirigida por mi paisano y ganador del Oscar, Juan José Campanella. Después de que el actor dijera que estaba un poco atemorizado de que no le ofrezcan otra cosa que papeles de fantasía, podremos verlo en una perspectiva más seria y adulta. La otra televisión, más allá de Wonderfalls y Pushing Daisies que pasaron sin pena ni gloria. Siempre me pone contenta nuevo material del bueno, y el trabajo del director será sin duda excelente.

Los trajes de Cinna. La chica en llamas no lo hubiera sido nunca sin sus trajes y todos sus simbolismos. El estilista en Catching Fire hizo un trabajo espléndido al diseñar el traje de novia virginal que se convierte en fénix, que muestra quien es el sinsajo y el verdadero enemigo. No se lleva el crédito que merece, la revolución no hubiera sido posible sin que Cinna agitara a las masas con sus trajes llenos de sentido. El vestido de sinsajo fue su mejor momento. Un secreto bien guardado, ni en el trailer ni en un spoiler; y aunque los que leímos el libro lo esperábamos, debo decir que fue un trabajo impresionante. Incluso por momentos me recordó a El Cisne Negro, pero más grande aun.

El cast de Cincuenta Sombras de Grey. Con tantas idas y venidas no sé si llamarlo impactante o una sencilla estrategia de marketing, pero lo cierto es que nos dejó sorprendidos a todos. No sólo el rechazo de Matt Bomer a favor de Charlie Hunnam, sino también los dichos de E. L. James sobre la homosexualidad, Hunnam renunciando sin remedio, y la rápida elección sorpresiva de Jamie Dornan. Todo ha sido un gran caldo de resentimientos, idas y vueltas, insultos. Como si eso fuera poco, cuando se anunció el resto del equipo de actores, algunos son las peores elecciones de cast que podrían haberse concebido jamás. Parecía una broma, y puede que convierta a un best-seller en uno de los mayores fracasos que el cine haya visto.

El Cuervo de Luke Evans. The Crow es una de las películas que más impacto ha tenido, no sólo por la trama en sí misma sino por la trágica muerte de Brandon Lee en medio del rodaje. Aunque es un año con demasiadas remakes, esta me parece acertada. Para representar al mítico héroe, o antihéroe, o lo que sea que lo consideren; se ha elegido al actor Luke Evans. Si veníamos hablando de malas elecciones de cast, esta es todo lo contrario. Me alegró en verdad, porque si alguien es capaz de continuar y homenajear el legado de Lee, es Evans. Uno de los anuncios que más me entusiasmaron, una remake bien hecha; con buenas elecciones.

Hasta aquí mi humilde selección. Seguramente habrá miles de cosas que me falten, bien podría haber hablado del Day of the Doctor, o del bromance entre Thor y Loki; pero no es realmente mi área. Sin embargo, acepto que fueron situaciones impactantes para todo el fandom, y las cuento entre lo mejor del año. ¿Qué opinan ustedes? ¿Qué es lo mejor del año en sus rankings personales?