Etiquetas

, , , ,

La segunda parte de El Hobbit, de Peter Jackson, es épica. Me había generado un cierto escepticismo cuando me enteré que de un solo libro harían tres películas, pero el resultado superó mis expectativas. Sin embargo, ha habido no poco debate. Si los fans más estrictos de Tolkien esperan la adaptación perfecta, no lo es. Personajes y situaciones por millones fueron creadas para la película. Además, es la primera película de gran difusión en utilizar la tecnología del HFR (High Frame Rate), lo cual ha cosechado no pocas críticas.

the hobbit poster

Para esta película será necesario hablar el lenguaje del Fan Fiction, porque es eso: tomar unos personajes y una historia, y manipularla. Encontramos los llamados OC, other characters, creación del director; situaciones nuevas y variantes. De todos modos, superó mis expectativas. Aun mejor que la entrega que lo precedió, pero la verdad sea dicha, no esperen la adaptación perfecta. Lo mejor: Smaug. En el trailer sólo llegamos a ver su sombra, pero es probablemente una de las mejores bestias que nos ha dado el cine.

La bestia es perfecta en tamaño y textura, la interpretación de su voz es simplemente perfecta. Benedict Cumberbatch hizo una actuación impecable, y su escena con Bilbo en la cámara del tesoro es lo mejor de toda la película. Los actores se lucieron y dejaron ver su química de siempre, esa que viene desde Sherlock. Hablando de bestias, las arañas del Bosque Negro estuvieron maravillosamente logradas. Temí que fueran una copia de las arañas gigantes que ya vimos varias veces en Harry Potter, pero estas son aun más reales, y están logradas con una identidad propia.

Por último, el Nigromante. No sabía que esperar de Dol Goldur, pero el enfrentamiento cara a cara con Sauron y Gandalf fue estremecedor. Los efectos fueron impecables, no tenía idea de cómo lo harían, pero ha sido perfecto. Me ha molestado un poco el hecho de no saber mucho de Beorn, pienso que es un personaje más interesante y profundo que merece algo más de pantalla. Físicamente, lo he visto bien adaptado; me gustó como lo resolvieron. Lo mismo ocurre con Thranduil. Hubiera querido ver algo más de él, saber algo más de su trasfondo y sus motivos. Aunque probablemente sea algo que podríamos ver en la versión extendida.

Lo peor: Tauriel. Afirmé que no iba a prejuzgarla, pero ahora puedo odiar a este OC con fundamento. Para empezar, siempre le he huido al personaje de Mary Sue, siguiendo con el lenguaje del Fan Fiction. Mary Sue es como se llama al personaje que no tiene ni un solo error, ni una duda, todos se enamoran de ella, y cualquier ventaja que pueda tener la tiene. Son personajes que suelen tener la profundidad de un charco. Me ha molestado sobremanera el hecho de que coquetee con Legolas sólo por conveniencia, cuando es obvio que le gusta Kili. Cuando él la ve iluminada, ¿se compara con quién? ¿Con Galadriel? No, por favor. Thranduil tenía razón al no permitir que se acerquen, pero no se lleva el crédito que merece por una decisión sabia. Tauriel viene con ínfulas de altruismo, cuando sólo le interesa el enano. Un detalle, odié que Legolas se robe la espada de Thorin. Vamos, no eres así.

Por otro lado, respecto a la compañía. Me ha gustado ver a Thorin y a Bilbo más evolucionados, corrompidos cada uno por sus tesoros. Thorin dejó muy claro por qué es él quien manda, un buen crecimiento del personaje. También, fue bueno saber algo más de Fili y Kili, y el rol que tomó Balin como consejero me ha parecido adecuado.

Hablando un poco del formato HFR, se trata de la velocidad de filmación y proyección. Desde que el cine tiene sonido sincronizado, es decir hace unos cuantos años, se utiliza en modo estandarizado el número de 24 fotogramas por segundo (fps). Aunque ha habido algo de experimentación con otros formatos de HFR, como en Avatar de James Cameron que utilizaba unos 60 fps; y la adaptación de Rebelión en la Granja de Andy Serkis, que utilizaba 48 fps. Sin embargo, en la mayoría de las salas obligadamente debió adaptarse a 24 fps, al proyector común. El HFR sólo es posible en una proyección digital, no con el famoso rollo. La trilogía de El Hobbit fue la primera película de amplia difusión en utilizar este formato.

Se ven aun más detalles que en una proyección común, pero según algunas críticas eso ha jugado en contra. Las películas nos sumergen en un mundo fantástico, y que el realismo llegue a que el set parezca efectivamente un set y no un bosque, le quita magia. Pero en mi experiencia esto no ocurre. De todos modos, la velocidad con la que vemos la película se ve afectada, y cuesta un poco acostumbrarse. En las escenas que de por sí son rápidas, especialmente las de lucha, es demasiado. El ojo humano capta a 24 fps, con lo cual la película se mueve más rápido que como captamos los movimientos en la vida real. En ese tipo de escenas, se vuelve confuso. Probablemente sería mejor ir alternando, usar los 48 fps para los diálogos y escenas algo más quietas, y dejar el sistema tradicional para las escenas más rápidas.

De todos modos, a pesar de tener algunas críticas, esta película es de las mejores del año. Por cierto, el 3D está muy bien desarrollado, realmente funciona para sumergirte en la película; en comparación a otras veces que no se dimensiona demasiado. Más allá de algunos detalles que señalaba, las adaptaciones de Jackson nunca me han decepcionado. Una lástima que haya terminado de un modo tan abrupto, con todos mordiéndonos las uñas. Habrá que esperar, con paciencia, a la última parte.