Etiquetas

, ,

The Counselor es la última apuesta del director Ridley Scott. El director que nos trajo Blade Runner vuelve al suspenso de la mano de grandes figuras y un guión con picos de tensión que nos dejan apretando los puños. Es un poco difícil de seguir, para prestar mucha atención al mínimo detalle. Pero no es inentendible, ni mucho menos. Cuando todos los cabos finalmente se atan, nos ha dejado boquiabiertos.

the counselor poster

Michael Fassbender es un exitoso abogado defensor. Se gana la vida defendiendo criminales, y aunque evidentemente no tiene demasiados escrúpulos, nos pasamos la película entera preguntándonos si es un buen tipo o no. La interpretación del actor para mantenernos con estas dudas durante todo el tiempo es maravillosa. Conocido solamente como “el Abogado”, está locamente enamorado de Laura, interpretada por Penélope Cruz, y a punto de casarse. La vida le sonríe, pero no se confundan: sus clientes son muy pesados.

Uno de sus clientes, Reiner (Javier Bardem) le ofrece entrar al negocio del narcotráfico, y decide probar suerte. En parte porque ha llegado a deberle dinero al comprar para su novia un diamante exorbitantemente caro. Lo que hace Reiner es transportar cocaína desde México a Estados Unidos en un camión de aguas residuales. Sólo para estar un poco más seguro, el Abogado pide el consejo de Westray (Brad Pitt), quien lo tranquiliza hablándole de la piedad de los cárteles mexicanos con los abogados. Sí, y él lo cree, iluso como suena. Mientras tanto Malkina (Cameron Díaz), la noviecita de turno de Reiner, vigila a Laura.

Aquí el detalle que hace que todo se arruine. El Abogado va a ver a una clienta a la cárcel, y ella le pide que pague la fianza de su hijo, que estaba detenido por acumulación de multas de tránsito. A primera vista parece una estupidez, y me preguntaba a qué diablos venía aquello. Pero el chico de las multas resultó ser un miembro de uno de los cárteles más importantes, conocido como El Avispón Verde. Él estaba encargado de encontrar el camión de aguas residuales que escondía la cocaína, y equiparlo con un artefacto sin el cual sencillamente no arranca. El Abogado lo sacó de prisión y sin saberlo contribuyó al tráfico organizado por Reiner.

Malkina, la cazafortunas de turno de Reiner, resultó no ser una rubia hueca como parecía. Ella contrata a un matón conocido como The Wireman, que asesina al Avispón Verde y se roba la cocaína. Westray se entera primero y llama al Abogado para advertirle que los cárteles sospechan de él. Después de eso, empieza la carnicería. Los cárteles quieren recuperar su mercancía para que llegue al verdadero comprador, mientras Malkina busca hacerse con el dinero del narcotráfico para ella. En este punto supongo que Fassbender interpreta a un buen tipo, pero que ha tomado decisiones horrendas.

El Abogado es el único que se luce en su actuación. Las dudas que nos mete en la cabeza sobre si es buena persona, corrupto, o si realmente ha sido él quien roba el camión. Nos hace meternos en la piel de un hombre que tiene todo lo que había deseado: es un profesional exitoso, está perdidamente enamorado, tiene clase y elegancia. Pero nos lleva en el camino de desmoronarse y rozar la locura. Podemos verlo en sus expresiones, en su forma de caminar, hasta en la vestimenta que decide ponerse. El caso de alguien que tiene todo y lo pierde es una historia bastante explotada por Hollywood, pero este actor realmente nos hace estremecer.

Por los demás, no tienen demasiada oportunidad para lucirse. Javier Bardem y Brad Pitt tienen actuaciones regulares, ni espectaculares ni horrendas; pero son aceptables. Lo que ocurre es que los picos de tensión no afectan demasiado a sus personajes, parecen estar siempre más o menos tranquilos, y hasta llegan a ser prácticamente iguales uno de otro. Podrían haberlo explotado mucho más el potencial de ese dúo. Lo mismo ocurre con Natalie Dormer, una buena actriz pero que sólo se lleva cinco minutos de pantalla, una pena. Respecto a Penélope Cruz, no tiene demasiada pantalla, pero es retratada como la dulce e ingenua ama de casa que no tiene ni idea de en qué anda su marido.

Cameron Díaz podría ser considerada una mala elección de casting, como una perra malvada que está dispuesta a librarse de quien sea –o tener relaciones con quien sea, hombre o mujer-, para obtener lo que quiere. La actuación fue un poco chata, falta de expresión, le quitó un poco de emoción. ¿Pero qué tal si hubiera sido Natalie en ese papel? Es mucho más joven, y nunca hubiéramos sospechado de ella. Con esa sonrisa de lado, puede hacer la mejor expresión de perra malvada. Se ha dicho que los retratos de las dos mujeres principales han sido algo misóginos, y quizá sea mucho; pero son dos estereotipos a los que hubiera preferido huir. La dulce e ingenua ama de casa, la malvada perra ninfómana y sedienta de dinero. Podría haberse profundizado mucho más que dejarlo en ese estereotipo.

El guión y la dirección cumplen con las expectativas, cuando anuncian que la película es de suspenso; hay verdadero suspenso. Hay muchas figuras, pero queda más bien en un tema de convocatoria marketinera, porque el libro podría haberles dado más oportunidad. Fassbender impecable y es lo mejor de esta película. Pero a los demás les falta una vuelta de tuerca, y es una pena porque podría haber sido una obra sublime. El final es una carnicería trágica digna de G.R.R. Martin, pero no se los contaré. Es lo mejor, de todos modos; nos deja boquiabiertos. Recomendada, pero no se excedan con las expectativas para no decepcionarse.