Etiquetas

,

La segunda parte de la trilogía de Hunger Games, Catching Fire acaba de estrenarse, y luego del cambio de director; la película ha encontrado un notorio cambio narrativo respecto a la primera parte. Francis Lawrence tomó el lugar de Gary Ross, y también se quedará con la tercera parte, Sinsajo. Esta adaptación es más fiel al libro que la primera parte, que se ha saltado algunos detalles importantes. De todos modos, hay algunas cosas que han cambiado.

catching_fire_movie_poster_by_korat97-d59ldny

Desde lo narrativo, debo confesar que esperaba un gran despliegue de efectos especiales, y que en cierto modo opaquen a la historia. Pero ocurrió de hecho lo contrario. La trama ha evolucionado, se ha vuelto más emocional, y los efectos son incluso menos. Mientras la entrega anterior se centraba en la competencia, esta se centra en la interdependencia entre los tributos; especialmente Peeta y Katniss. En este punto ambos priorizan la vida del otro a la propia, y eso aumenta radicalmente sus posibilidades de morir.

La actuación de Jennifer Lawrence es magnífica, maneja la evolución del personaje de una forma exquisita. Puede verse con claridad cómo los juegos la han afectado, como parece ver cosas, o tener pesadillas; incluso el aislamiento emocional que siente. Esto no ocurre de hecho con el personaje de Josh Hutcherson, aunque tampoco se explora demasiado en el libro al estar escrito desde el punto de vista de Katniss. Pero me hubiera gustado saber más de Peeta. Además, lo mismo ocurre con Gale. Él está realmente enamorado de Katniss, y está realmente dolido con todo lo que ocurre entre Katniss y Peeta. No se ve demasiado en la película, pero pienso que es un detalle importante para luego conformar el trío de estos chicos. De todos modos, la verdad sea dicha, nos queda la duda de a quién ama realmente Katniss, esa duda es sencillamente perfecta. Junto con esto, la escena de Katniss y Peeta en la playa es un momento excepcional.

Algo importante que no ha aparecido son algunas pistas que Katniss tiene sobre la posible rebelión. Por supuesto que las tiene, por ejemplo cuando ve al anciano ejecutado en el distrito 11. Pero lo más importante es que en el libro Plutarch Heavensbee le muestra el reloj con la imagen del sinsajo que lleva. Es una pista sobre la arena, un spoiler del tamaño de Panem entero. Además, nos pasamos toda la película odiando a Plutarch como si fuera el lambiscón de Snow, y en verdad ¡es el ideólogo de la revolución! Por otro lado, también han omitido algunas escenas del Distrito 12. Cuando Katniss sale a cazar con Gale, encuentran dos personas que han huido del Distrito 8 y ellos le dicen que van al 13. Ella no lo cree, pero esa es la primera pista de que ese lugar de hecho existe. Los agentes de la paz destruyen el mercado de El Quemador, y eso es un golpe a la población a donde más les duele, en la comida. Además, se pasa por alto el hecho de que el agente de la paz más viejo que defiende a Gale cuando es azotado por vender un pavo que había cazado, Darius, es convertido en un avox.

En la película no se explica realmente qué es un avox, voy a tomarme un minuto. Se trata de esclavos a los que se les ha castigado por contradecir al capitolio. Para eso se les corta la lengua, y la gente se dirige a ellos sólo para darle órdenes. Por lo demás, son invisibles para todos, y eso es realmente triste. Además, igual que ocurrió en la primera parte, sólo se le prestó atención a los tributos que importan más a la trama, pero en el libro se desarrolla un poco más la historia de cada uno; y hubiera querido saber más. Lo cierto es que este mundo es tan complejo, y sólo vemos una fracción; pero me dan ganas de saber más. Es decir, ¿qué ocurre con los otros países, fuera de Norteamérica? ¿Todos los países son víctimas de dictaduras o es que Panem está aislado? Al menos parece estarlo, no hay una diplomacia con otras naciones, ¿verdad?

De todos modos, también se han añadido a la película, conversaciones fuera de la arena entre Snow y Heavensbee. Esto también había ocurrido en la primera parte cuando se ven las conversaciones entre el presidente y Seneca Crane. No aparece en el libro, porque está escrito en primera persona, desde la perspectiva de Katniss. Pero realmente creo que añade contenido a la narración. El hecho de que no sepamos desde el principio que Plutarch es rebelde va de la mano con esto, porque más que ser un error aumenta la tensión de forma exponencial. Nunca nos esperaríamos ver a Plutarch junto a Haymitch y Finnick al final. Lo cierto es que han subestimado a Peeta y a Katniss, y con ellos a nosotros los espectadores, puesto que al parecer todos sabían que estaba ocurriendo salvo ellos.

De entre los personajes secundarios, Haymitch y Cinna nos han dado una actuación excepcional; al igual que Effie, un personaje que realmente ha evolucionado. Ella comienza a sentir afecto por los tributos, pero por primera vez alguien del capitolio se pone en su lugar, incluso llega a llorar por ellos. Esto hubiera sido impensable para ella en la primera parte. En cuanto a Cinna, el vestido que crea para Katniss fue su momento de gloria. Esto nos dice que él también está con los rebeldes, de hecho el vestido de novia había sido una orden que venía desde el mismo presidente Snow. Respecto a Haymitch, en el libro Katniss y Peeta ven los videos de la victoria de su mentor, veinticinco años antes; y en verdad me hubiera gustado verlo. Él es un personaje más profundo de lo que se lo muestra, no es sólo un alcohólico, pero no se lo desarrolla demasiado. Es una pena, porque Woody Harrelson realmente es capaz de hacerlo.

Los tributos aliados de los rebeldes son perfectamente retratados. Pero me ha parecido que en la película la muerte de Mags se vio un poco innecesaria, aunque tenía realmente motivos. Finnick tiene esa apariencia de sex symbol engreído, pero sabemos que es sólo una fachada para obtener información de los capitolinos. Incluso sabemos algo de su vida anterior y de su relación con Annie Cresta, no demasiado pero lo suficiente para comprenderlo. Lo mismo ocurre con Johanna Mason, que es retratada perfectamente como una persona que esconde el dolor tras el enojo. Ella también cuenta lo suficiente sobre lo que le ha hecho el capitolio, y lo entendemos. Quizá fue a Beetee a quien le faltaba un poco de desarrollo en su pasado.

De algún modo todo me lleva a pensar que querría saber más sobre todo. No me importaría que la película durara el triple, pero se han dejado muchos detalles afuera. Sin embargo, la adaptación es excelente, y perfectamente fiel al estilo del libro. Además, han añadido escenas que no están allí; sin duda producto de las largas charlas que la autora Suzanne Collins tuvo con Francis Lawrence, como hemos visto. Sólo queda esperar a la tercera parte, que será sin duda el broche de oro de esta serie. Nos ha hecho llorar y tensionar, el manejo de la emoción ha sido sublime, y queda esperar que se profundice en la última entrega.