Etiquetas

, , ,

Sabemos que las actuaciones en una película pueden serlo todo. Pueden salvar el peor de los guiones, o hundir la mejor historia. El casting, elegir qué actor para cada personaje, es una de las partes más importantes y quizá más olvidadas por el público. Algunas veces el actor parece hecho para el papel y ¡violá! ¡Nació un gran personaje! Pero otras veces, ocurre todo lo contrario. Todos acabamos dándonos cuenta de que el papel sencillamente no era para él, y eso afecta negativamente a toda la producción. Veamos algunos ejemplos de esto.

peores casting

Steve Martin como el Inspector Clouseau en The Pink Panther. Mi reacción fue como “¿Ese tipo? ¿No, de verdad?”, y creo que la de la mayoría de ustedes haya sido así. Está bien que es un tipo dado a la comedia, pero su actuación fue tan pésima como haciendo a  Cyrano de Bergerac en Roxanne. Ah, no la vieron, ¿no? No la vean. El autor, Edmond Rostand, se levanta y se suicida. Volviendo a la Pantera Rosa, incluso Martin intentó llenar los zapatos de quien había hecho ese papel en 1976, Peter Sellers. Por supuesto, no llega ni por asomo. Una pena.

Topher Grace como Eddie Brock a.k.a. Venom en Spiderman 3. ¿Alguien puede explicarme por qué el peor villano es interpretado por un nene con cara de bueno? No se me ocurre nadie menos parecido al Eddie del comic. O incluso de la serie de dibujos animados que veíamos de chiquitos. ¿Y por qué Venom parece un Spiderman empetrolado del espacio exterior? Estúpido papel, arruinaste toda la película.

Vince Vaughn como Norman Bates en Psycho, la remake de 1998. Cuando lo vi, mentalmente le dibujé en la cara un signo de pregunta gigante. Es para decir dafuq?! ¿Por qué ponen a un comediante gordito y simplón a hacer la obra maestra de Hitchcock? ¿Por qué un tipo acostumbrado a las sitcom hace un papel tan complejo y profundo psicológicamente? No se parece en nada al original, Anthony Perkins, y realmente no creo que le dé el talento para el tímido y retraído asesino. A Freddie Highmore le sale mejor en Bates Motel.

George Clooney como Batman en Batman and Robin. Ya de por sí la peor de las películas de Batman que se hicieron. Fue más convocatoria que otra cosa, para tener figuras, pero… ¿es Batman? No. Arnold Schwarzenegger nunca supo actuar, y la Batichica de Alicia Silverstone me trae impulsos violentos. La única que zafa es Uma Thurman como Poison Ivy, pero ella sola no puede remontar toda la película. Tiene que agradecer que no le arruinara la carrera porque es realmente buena. Y después de Pulp Fiction nadie podría odiarla.

Rosie O’Donnell como Betty Marmol, en The Flintstones de 1994. Me chocó porque Betty siempre había sido una especie de objeto sexual encubierto, con ese vestido cortito, la risita provocadora, coqueteando con carpa. Podría haber sido una especie de Jessica Rabbit, pero en vez de eso nos ponen a esta mujer que de sex appeal no tiene absolutamente nada. Eso sí, la risita le salía bárbaro, pero nada más.

Sofía Coppola como Mary Corleone en The Godfather III. Bueno, si tu viejo dirige la película seguramente te toque un papel copado. Pero realmente no agrega nada con su actuación, ya de por sí la tercera parte fue la más flojita de las tres. Yo me imagino que lo hacía Uma Thurman. La película hubiera sido distinta, la historia hubiera sido otra. Habría mejorado sin Sofía.

Halle Berry como Catwoman. Vale, no diremos que no es sexy. Pero la ex Tormenta de X-Men no tiene lo que hace falta para ella. Llenar los zapatos de Michelle Pffifer no es tarea fácil, menos aun si tiene que remarla sola sin un Batman con el cual coquetear. No entiendo muy bien cómo se les ocurrió que Catwoman fuera la protagonista, no resultó una buena idea. Para mí Anne Hathaway lo hizo mejor.

John Wayne como Genghis Khan en The Conqueror. Una película sobre las luchas del imperio Mongol. Lástima que sea un actor caucásico rodeado de soldados orientales. Y esos bigotes que intentaron dibujarle, lo hacen el peor de los ridículos. Incluso intentaba entrecerrar los ojos para que se vieran más parecidos a los del resto del cast que sí tenía rasgos acordes. Malísimo.

Por último, mi menos favorito personal. Lucy Liu como Joan Watson en Elementary. El Dr. Watson ahora es mujer. Primer error. No es inglés, sino asiático. ¿Qué? ¿O sea, de verdad? Lucy Liu le da a su personaje la misma profundidad que un charco. No sólo no tiene expresión en el rostro, ni en ninguna parte de su cuerpo; sino que además no duda, no sufre, no nada. Cambia de carrera como tres o cuatro veces a lo largo de la serie, pero eso no parece conflictuarla ni importarle en modo alguno. Ni sus enojos son creíbles. Es John, Watson es John; no Joan. ¿Qué haría Sir Arthur Conan Doyle? No, mejor ni pensarlo.

Hasta aquí mi lista. Si van a decir sobre Hayden Christensen, ¿por qué? A mí me gustó, vamos. Creo que el error fue sugerir que la raíz del mal que fluye en la sangre de Darth Vader proviene de su adolescencia precaria. Tendría que haber sido retratado como un héroe trágico con el cual uno simpatiza, no un adolescente caprichoso. Pero es más problema del guión y la dirección que del actor. Aunque sí, podría haberlo hecho mucho mejor; no hay duda. Pero con esa imposición en el guión, no lo salvaba nadie. Pues bien, ¿qué opinan ustedes? ¿Alguno de mi lista les gustó en su papel? ¿Agregarían alguno? La lista podría ser infinita. Bueno, uno más. Ghost Rider de Nicholas Cage. ¿Cuál más agregarían?