Etiquetas

, ,

Hace un tiempo se anunciaron los precandidatos a mejor corto, y en esta ocasión la Academia ya tiene un pie adentro de anunciar las categorías más importantes. Esta vez fue el turno de los mejores documentales del año, y tratando temas diversos desde medio ambiente y la vida de artistas hasta problemáticas sociales y abusos. Venimos a reseñar los candidatos de la lista corta para que los vayan conociendo. El 10 de enero, poco más de un mes antes de la ceremonia, se anunciarán los candidatos definitivos en todas las categorías, en una ceremonia que tendrá lugar en Beverly Hills.

OSCARS-2013-500x257

Chasing Ice. El director Jeff Orlowski y el fotógrafo ambientalista James Balog hacen equipo para crear esta aventura visual que muestra los detalles más pequeños de los efectos del calentamiento global en nuestro planeta. Han ganado el premio a mejor documental en el Festival de Sundance, fundamentalmente por la novedad de narrativa visual que le han dado a un tema que ya ha sido relatado miles de veces.

Ai Weiwei: Never Sorry. La directora Alison Klayman retrata la vida de este artista chino mientras hace hincapié en cómo él usa su trabajo y su notoriedad para dar visibilidad a los abusos que comete el gobierno. Explora la dupla entre el activista y el artista.

Ethel. Rory Kennedy intenta hacer una biopic sobre su madre, Ethel Skakel Kennedy; aunque en verdad es un retrato sobre los peores momentos del clan Kennedy en sus momentos de triunfo y tragedia; contado desde dentro por uno de sus miembros.

Searching for Sugar Man. Un cantante y escritor conocido sencillamente como Rodríguez nació y vivió en la pobreza en la ciudad de Detroit. A finales de los ’60 logró grabar un par de temas sin llegar a ninguna parte. Lo que no sabía era que al otro lado del mundo, en Sudáfrica, su música había superado en popularidad a Elvis y a los Beatles en un éxito sin precedentes. El director Malik Bendjelloul va en busca de este cantante que se presume muerto. Una historia impresionante.

The Imposter. Una historia de un caso real dirigida por Bart Layton en la que se combina el género policial con el drama familiar. Un joven con problemas con la ley en Europa huye a Estados Unidos y asume la identidad de un chico de 13 años que había desparecido en Texas tres años antes. Convence a todo su entorno, incluso a sus supuestos padres de que es el mismo, pero ¿realmente lo es?

Detropia. Las directoras Heidi Ewing y Rachel Grady retratan los intentos de la ciudad de Detroit de salir de la crisis que ha dejado la fuga de empresas manufactureras que le daban trabajo a gran parte de los habitantes. La clase media hace lo posible por emigrar a otra ciudad, mientras que los que insisten en quedarse tienen una lucha cada vez más difícil por delante.

The House I Live In. Eugene Jarecki ya ganó en el Festival de Sundance con esta nueva película, y va por más en los Oscars. Presenta un estudio sobre la guerra contra las drogas en Estados Unidos, pero desde otra perspectiva: los costos financieros y humanos que la sociedad debe sobrellevar como una consecuencia. Abarca desde la presidencia de Nixon hasta la de Bush haciendo un gran trabajo de archivo.

How to Survive a Plague. David France explora y denuncia las deficiencias en el sistema de salud para aquellas personas que viven con VIH. También hace hincapié en las protestas de la comunidad LGBT sobre un sistema de salud discriminador, incluyendo los prejuicios que aparecen cuando se padece esta enfermedad. Resulta como el background perfecto para Dallas Buyers Club.

The Waiting Room. Una crónica que cubre un periodo de 24 horas en el Hospital Highland de Oakland, California. Peter Hicks muestra como un equipo dedicado pero precarizado se dedica a cuidar pacientes que no tienen cobertura médica ni pueden pagar una clínica privada. Para muchos de ellos, el hospital es el único techo que conocen, y saca a la luz muchas falencias del sistema de salud.

Five Broken Cameras. El palestino Emad Burnat y el israelí Guy Davidi dirigen este documental sobre el micro mundo del conflicto entre estos dos países por el territorio que existe desde hace años. El nombre se refiere a las cámaras que han perdido por ser golpeadas o disparadas al intentar retratar las demostraciones de lo que ocurre en el Banco Oeste.

The Gatekeepers. El director Dror Moreh habla con los seis ex líderes de Shin Bet, el servicio secreto doméstico de Israel, y saca a la luz oscuras verdades sobre el rol que ocupa la milicia israelí en el territorio palestino. Este director ha tenido un acceso sin precedentes sobre las misiones y las técnicas utilizadas, en un impecable trabajo periodístico con las fuentes.

This Is Not a Film. El aclamado director Jafar Panahi enfrenta una condena de 20 años en su Irán natal gracias a la censura que el gobierno impuso a sus películas. Mojtaba Mirtahmasb, otro director que estaba preso junto a él, filmó este documental a escondidas usando un celular y una cámara de mala calidad; enviando el crudo a Francia escondido dentro de pasteles. Este año fue aclamado en Cannes, que fuerte.

Bully. Una película de Lee Hirsch que trata sobre el abuso cruel entre estudiantes, para lo cual se centra en las vidas de cinco adolescentes y sus familias. Dos de ellos ya han perdido hijos por haberse suicidado a causa del bullying. La producción paralelamente lanzó el llamado Bully Project para ayudar a las víctimas del mismo.

The Invisible War. Es un documental sobre los abusos sexuales a hombres y mujeres en las fuerzas armadas estadounidenses, muchas veces por parte de sus superiores. Basado en la hipótesis de que denunciar la violación arruinaría sus carreras, el director Kirby Dick nos lleva por dentro de esta estructura verticalista tan propensa a cubrir los abusos.

Mea Maxima Culpa: Silence in the House of God. Siguiendo la temática anterior, el director Alex Gibney investiga sobre los abusos dentro de la Iglesia Católica, desde los ojos de cuatro hombres sordos que denunciaron abusos sexuales por parte de su párroco. Una novedad es que incluye la visión de la policía y los políticos sobre este caso. Este director ya había ganado el Oscar a Mejor Documental por Taxi to the Dark Side.

¿Qué opinan de esta selección? Hay películas más que interesantes, y pienso que es una pena que no se difundan los documentales tanto como las ficciones, además de no tener tan grande prestigio para la Academia. Sin embargo, siempre es bueno ver más allá y acudir a la no-ficción para dejarnos sorprender en cuanto a películas se refiere.