Etiquetas

, , , ,

En el marco de la reciente celebración por Halloween, la revista Empire elaboró el ranking de los más horrorosos entre todo el cine. Pueden ser villanos o no, puede que aparezcan en películas de terror o no. Pero algo de ellos ha aterrado a las masas, en algunos casos de más de una generación. Pero a efectos prácticos, vamos a rememorar el top five. Veamos cuáles son los más terroríficos, y por qué.

personajes terror

En el puesto cinco encontramos a Michael Myers, quien aparece en Halloween (1978) de John Carpenter, una de las mejores películas de terror de la vida misma; si recuerdan la nota del último día de octubre. El personaje delineado por Carpenter fue brillantemente interpretado por Nick Castle. Es el rostro del mal, imparable, con ojos vidriosos y desorbitados; y esa máscara blanca que luego tantos otros han imitado, como Jason. Tiene una cierta debilidad por los cuchillos de cocina, parece que le gusta la sangre, y eso lo hace extra terrorífico. Igual es psicológicamente complejo, tiene motivos para matar, relacionados con su familia generalmente. Tiene esa respiración fatigosa que sirve como soundtrack, y con sólo escucharla te pone los pelos de punta. Ah, también es el hombre de la bolsa.

Cuarto en el ranking encontramos a Peter Mannion de Dawn of the Dead, de 1978; es decir, El Amanecer de los Muertos pero en su versión original. Otra de las películas votadas como las mejores del terror. Interpretado por Ken Foree, es uno de los miembros del equipo SWAT de Filadelfia encargado de matar zombies sin que le tiemble el pulso. Pero eventualmente abandona al equipo y se va con nuestros protagonistas a refugiar al famoso centro comercial. Lo peor: debe asesinar a su buen amigo Roger cuando este es convertido en zombie, y no duda. Después hace lo mismo con su otro amigo Stephen, y se queda con la chica. Es parte de los buenos, pero es tan despiadado y frío al matar a sus propios amigos, que definitivamente no es alguien que querría en mi grupo de amigos, sólo por si acaso.

Inaugurando el top tres encontramos a Hannibal Lecter, a quien conocemos desde Silence of the Lambs, pasando por Hannibal y Red Dragon. Es interpretado brillantemente por Anthony Hopkins, quien convierte la ya de por sí magnífica adaptación de la novela de Thomas Harris en una obra maestra. Hannibal es un paciente psiquiátrico que se convierte en un caníbal. Es siniestro el modo en que puede disfrutar de literalmente comerse a otro ser humano, los rituales de preparación, incluso su sentido del humor lo hacen aun más macabro. Esta interpretación le valió el Oscar a Hopkins, quien dio vida a las dos facetas contradictorias de Hannibal: la amalgama de una faceta de hombre culto, refinado, de modales exquisitos y buen comportamiento, amante del arte, la belleza y la buena cocina; por otro lado puede mostrarse cínico, manipulador, y con tendencia a castigar severamente a quienes se comporten con “malos modos”. Más adelante, Harris publicó El origen del mal, donde explica cómo fue que Hannibal se convirtió en ese monstruo.

En el segundo puesto encontramos a Freddie Krueger, quien apareció por primera vez en 1984 en A Nightmare on Elm Street, de 1984; y siguió apareciendo en sus sucesivas secuelas por los siguientes diez años. Fue interpretado por  Robert Englund y dirigido por Wes Craven, quien también fue el autor de la terroríficamente célebre Scream. Es un monstruo que puede operar dentro de los sueños, mientras el actor declaró que fue su oportunidad para dejar escapar a sus propios demonios. Por eso transfiguró su voz con crueldad, odio y resentimiento; transmitiendo esas mismas nociones a las muecas de Freddie que hacían al actor prácticamente irreconocible. El personaje se convirtió en un ícono y fue evolucionando. En las primeras dos películas fue más terrorífico que nunca, un asesino a sangre fría, siniestro y decidido que persigue a niños. En las siguientes, sus asesinatos se volvieron más elaborados y menos impulsivos, lo cual le bajó el nivel de terror. Sin embargo, no deja de ser un villano memorable.

Redoble por favor. El puesto número uno es para Ashley Williams, mejor conocido como Ash; de The Evil Dead de 1981. Más terror clásico, será que no hay películas tan buenas de terror en la actualidad. En fin, en la primera parte, no es demasiado memorable sino más bien un cobarde que decide disparar primero y preguntar después. Pero el personaje cambia y en Evil Dead II, de 1987; la historia es diferente. El actor Bruce Campbell ya no tiene nada para perder y se transforma en el héroe de horror que todos amamos. Ahora es un tipo duro que es capaz de ver a un demonio gigante a los ojos y escupirlo sin reparo alguno. Es poseído, golpeado, torturado, y lastimado en casi cualquier forma posible y sin embargo no deja de ser terriblemente badass. Además llega un momento en que su mente está tan torturada que habla sólo con monosílabos… y asesinatos. Además, causa la muerte de cientos de inocentes sólo por su ignorancia, realmente no sabe muy bien lo que está haciendo. Y eso es la cúspide de la ironía y la tortura psicológica.

¿Qué opinan chicos? Me llama la atención que sean todos de los ’80, probablemente las actuales películas de terror sean más efecto de cámara y menos creatividad en el guión. ¿Creen qué falta alguno? ¿Sobra alguno? ¿Reordenarían el ranking?

Si quieren ver el ranking completo con los 666 personajes más terroríficos, clic aquí.