Etiquetas

, , , ,

A algunos podrías llamarlos héroes, a otros francamente no; pero todos tienen algo en común. Vieron la luz primero entre las páginas de una revista y luego pasaron a la pantalla sin pena ni gloria, sin grandes presupuestos ni promociones. Sin embargo, son un must see. Veamos algunas de ellas, para que comprendan a qué nos referimos.

películas basadas en comic

En Scott Pilgrim vs. The World el pequeñito en cuestión es Michael Cera, a quien quizá recuerden por personificar a Mark Suckerberg; aunque yo pienso que su mejor papel fue George Michael en Arrested Development. Aquí conoce a Ramona Flowers (el peor nombre para una protagonista femenina, igual después de “Chuck”) y se enamora perdidamente de ella. Sin embargo, debe luchar contra sus desquiciados y semi-superhéroes ex novios. Bizarro hasta la médula.

En The Crow, o el cuervo, de 1994; un hombre vuelve de entre los muertos buscando vengarse de la pandilla que lo asesinó junto con su prometida. Brandon Lee, hijo de Bruce Lee, murió trágicamente al ser tiroteado en una escena de la película. Se pensó en abandonar el proyecto, pero para que su muerte no fuera en vano se decidió seguir adelante, utilizando un doble, escenas oscuras y retoques por computadora. Eric y su novia Shelby fueron asesinados por una pandilla liderada por Top Dollar la noche antes de Halloween, conocida como la Noche del Diablo. Un año después en esa fecha Eric resucita gracias a un cuervo que lo devuelve a la vida y le da poderes sobrenaturales como inmortalidad, fuerza sobrehumana, visión sobrenatural (al tocar una persona puede sentir lo que ésta siente) y protección del cuervo. Sólo al concretar su venganza podrá descansar en paz.

Watchmen, probablemente hayan oído de este puesto que es bastante moderno, se sitúa en un AU (Alternate Universe, para que conozcan la jerga), de 1985 donde cinco minutos antes de la media noche, cada noche, hay mayor riesgo de que estalle la guerra entre la Unión Soviética y EEUU. Cuando uno de sus colegas, llamado “el comediante” es asesinado, Rorschach confecciona un plan para matar y desacreditar a todos los superhéroes. Para ello se conecta con una legión de superhéroes, los Watchmen, y llega a ver una conspiración que los involucra y puede tener consecuencias catastróficas para el futuro. Ellos deben vigilar a la humanidad, pero ¿quién los vigila a ellos? Tensión psicológica y personajes ambiguos.

Sin City es un comic del sanguinario Frank Miller que retrata una ciudad de dónde nada bueno puede salir. El crimen y la locura reinan en una población sin escrúpulos. La película fue dirigida por el mismo autor en colaboración con el igualmente sanguinario y bizarro Robert Rodriguez. Ellos adaptaron tres de los comics de Miller para entrelazarse en la película. The Hard Goodbye cuenta la historia de Marv, un loco suelto que asesina a mansalva para vengar la muerte de su amor de una noche. The Big Fat Kill cuenta la guerra entre un grupo de prostitutas -que tienen su propio barrio- y un grupo de mercenarios mafiosos. That Yellow Bastard cuenta quizá sobre el único personaje honorable, un policía que salva a una niña de un violador asesino serial grotescamente desfigurado. Lo más interesante es quizá que la película es visualmente igual, exactamente igual, al comic.

Darkman, de 1990, cuenta la historia del científico Peyton Westlake, quien trabaja para desarrollar un nuevo tipo de piel sintética que ayude a las víctimas de quemaduras. Sin embargo todos sus intentos llevan a que la piel se desintegre pasados 99 minutos. Su novia, Julie Hastings es abogada y descubre un documento llamado Bellasarious Memorandum, en el cual se incrimina a otro de los desarrolladores, Louis Strack en haber sobornado a miembros de la comisión que financia y permite la investigación. El mafioso Robert Durant también está involucrado. Atacan a Westlake y todos lo dan por muerto, pero lo cierto es que ha quedado desfigurado. El problema es que la nueva piel no dura más de 99 minutos. Se somete a un tratamiento radical que quita los nervios del tracto espinotalámico, y ya no siente dolor. Ni nada. De este modo pierde los escrúpulos, se vuelve un sociópata y busca desenmascarar a Strack y a Durant, y recuperar a Julie. Además, es Liam Nesson.

En Super – Shut up, Crime! Rainn Wilson –a quién quizá recuerden por The Office- es un superhéroe triste que se convierte en una sátira de los superhéroes serios, por así decirlo; al estilo de Kick-Ass. Cuando su esposa cae influenciada por un narcotraficánte, un tipo común se transforma en el superhéroe Crimson Bolt. Un héroe con las mejoes intenciones, pero sin ninguna habilidad heroica. También está Ellen Page como su suerte de Robin, a quien recuerden por Juno.

Suenan bien, ¿verdad? ¿Ya las conocían? ¿Sólo algunas? En verdad es una pena que no se conozcan un poco más, es quizá un tema presupuestario a la hora de la promoción. De hecho algunas de ellas tienen grandes figuras, y todas tienen grandes historias. Como siempre, tratamos de hacer justicia y ayudar al desvalido. Hoy han sido películas poco conocidas pero que se merecen un buen aplauso.