Etiquetas

, , , ,

En sentido estricto la película no es dirigida por el magnífico Quentin sino por su discípulo, el rapero conocido como RZA. Imitando el estilo de su maestro y bajo un argumento de su autoría, presenta El Hombre de los Puños de Hierro. Se estrenó esta semana en nuestro país.

el-hombre-de-los-punos-de-hierro-cartel

La nueva película se trata de una vuelta de tuerca en el género de artes marciales al que Jackie Chan y Bruce Lee nos tenían acostumbrados. Cuenta con Rusell Crowe y Lucy Liu como primeras figuras mientras el guión está elaborado por Eli Roth (Hostel, Bastardos sin Gloria, por mencionar algunas de sus producciones), en colaboración con el director RZA, quien esbozó el argumento.

Existen muchas películas del estilo “el género por el género mismo” como el de western, artes marciales o zombies, donde vemos situaciones y personajes estereotipados repetidos hasta el hartazgo. Sin embargo, esta película logra romper con eso y demuestra que el género de artes marciales todavía puede contar buenas historias. Además, es la primera vez que Rusell Crowe incursiona en este tipo de papeles.

La historia nos lleva a una aldea China en el siglo XIX, llamada la Aldea de la Jungla. El director interpreta a un herrero, quien ha sido obligado por facciones radicales de la tribu a crear elaboradas armas de destrucción. Cuando la guerra entre los clanes se desata, varios sucesos provocan que nuestro héroe se transforme en un arma humana. Mientras lucha junto a héroes icónicos en contra de villanos desalmados, debe aprender a utilizar su poder para convertirse en el salvador de su pueblo adoptivo.

El director, confeso fanático de las películas de artes marciales de la primera hora, incluye también al consagrado en el género Gordon Liu, a quien quizá recuerden por películas como Las 36 cámaras de Shaolin. Esta película que representa su ópera prima es una gran oda al cine de los Hermanos Shaw, muy especialmente a los filmes del director Chang Cheh, responsable de obras maestras del género como El espadachín manco (1967) y Los cinco venenos mortales (1978) a los que este estreno hace referencia.

Bonus track, una curiosidad: en un principio la idea de esta historia era que se cruzara con la Django Desencadenado, dirigida por Tarantino. Los protagonistas de ambos hubieran aparecido en ambas producciones, pero no pudieron hacer coincidir los rodajes por motivos logísticos y la idea quedó truncada. Por otro lado, la versión original del guión se suponía que durara cuatro horas; pero en una visión comercial Eli Roth decidió cortarlo a 96 minutos. En defensa de su proyecto, el director afirmó que lanzará a la venta la versión extendida con las escenas que no se vieron en el cine.

El elenco cumple y resalta por las geniales escenas de acción y pelea que realizan. Tal vez el punto más fuerte de esta película. Los personajes son clásicos pero admirables, escenas visualmente impactantes y un guión donde cada héroe se luce y tiene su momento. Tiene como todo aquello que Tarantino toca, momentos bizarros y fantásticos, y hasta grandes escenas al mejor estilo Chuck Norris. Aunque no seas fanático de las películas de kung fu la vas a pasar bien igual viendo orientales ser revoleados por los aires.